La ciencia atrГЎs de estas relaciones duraderas

La ciencia atrГЎs de estas relaciones duraderas

El privado de el simpatГ­a verdadero estГЎ en nuestro cerebro, el amor es pura biologГ­a y ocГ©anos de quГ­mica

Reconocida neurocientГ­fica y antropГіloga estadounidense, pionera en la biologГ­a de la personalidad humana asГ­В­ como la neuroquГ­mica de el liderazgo. Dispone de un doctorado en antropologГ­a asГ­В­ como biologГ­a; serГ­В­a Asimismo investigadora principal en el Instituto Kinsey sobre la Universidad de Indiana.

El secreto del afecto verdadero estГЎ en nuestro cabeza

Estamos acostumbrados a ver el apego desde un encuadre bГЎsicamente cultural. El cine, las libros asГ­В­ como el procedimiento todo el tiempo han reforzado esa visiГіn alimentada por falsos mitos y emocionalidad frГЎgil que trae consigo dependencias afectivas y no ha transpirado sufrimientos.

Sin embargo, el apego es pura biología desplazándolo hacia el pelo océanos de química. La dopamina, oxitocina, impulsos, deseos, apego biológico… cualquier ello son procesos que construyen la pasión entre dos usuarios, esa que va más allá inclusive de el pretensión sexual. Por motivo de que las relaciones estables se alimentan también sobre dimensiones igual que la admiración, las elogios, el optimismo, etc.

AnГЎlisis sobre Helen

ВїEl amor puede perdurar? En 2007, Helen asГ­В­ como su aparato se hacen esta duda. En un anГЎlisis, escanearon los cerebros de 17 sobre esas seres mientras miraban la fotografГ­a sobre su pareja. La mayoridad tenГ­a 50 aГ±os de vida desplazГЎndolo hacia el pelo se habГ­an casado aproximado a las 21 aГ±os de vida.

Los resultados fueron asombrosos. Los psicГіlogos sostienen que el sentimiento vertiginoso sobre un amor romГЎntico intenso dura sГіlo entre 18 meses desplazГЎndolo hacia el pelo, en el mejor de los casos, 3 aГ±os. No obstante, las cerebros sobre todos equestriansingles estos varones desplazГЎndolo hacia el pelo mujeres de mediana permanencia mostraban prГЎcticamente LA MISMA EJERCICIO que las de los jГіvenes amantes. Read more